Embarazo

El método Pilates durante el embarazo

Durante el período de gestación el organismo de la mujer experimenta un proceso biológico de adaptación con importantes modificaciones anatómicas y fisiológicas, que inciden sin duda en su calidad de vida y bienestar.

En esta adaptación física y mental, la correcta alimentación, el ejercicio físico regular, la relajación y la tranquilidad mental, cumplen un papel fundamental, permitiendo «sobrellevar» de mejor manera los síntomas y el malestar propios de este nuevo estado, así como minimizar los riesgos de eventuales complicaciones o patologías asociadas.  

Más beneficios y menos molestias y complicaciones

Diversos estudios han demostrado que las embarazadas que practican regularmente ejercicio, tienen entre otras ventajas, menos complicaciones y patologías propias de la gestación y asociadas a ella -menos partos por cesárea, requieren de menos anestesia, parto más fisiológico y de menor duración y un post-parto más breve y con menos riesgo de patología-.    

No obstante, si bien es cierto que el ejercicio regular en el embarazo aporta beneficios considerables para la gestante, no es indiferente el tipo de ejercicio que se practique, ya que algunos de ellos pueden exponer a la embarazada y al bebé a serios riesgos.

Sería aconsejable limitar durante el embarazo el ejercicio aeróbico de gran impacto y evitar los deportes y actividades que conllevan un riesgo de caidas y/o lesiones.   Además se deben tener en cuenta las contraindicaciones que existen para realizar ejercicio físico durante el embarazo, que podemos dividir en relativas, o dependientes de una evaluación obstétrica, -con la asistencia profesional adecuada algunas de ellas no implican mayores riesgos ; y por otro lado absolutas que implican un riesgo para la salud materna y/o fetal.

CONTRAINDICACIONES RELATIVAS: Hipotiroidismo o hipertiroidismo. Hipertermia. Neumopatías agudas. Anemia. Infección sistémica. Fatiga extrema. Molestias o dolor músculo-esquelético. Diástasis abdominal. Contracciones uterinas. Obesidad excesiva.

CONTRAINDICACIONES ABSOLUTAS: Hipertensión inducida por el embarazo o mal controlada. Rotura prematura de membranas. Riesgo de parto prematuro. Incompetencia del cuello uterino o abortos habituales. Sangrado (de cualquier tipo). Placenta previa. Retraso de crecimiento intrauterino. Diabetes gestacional. Enfermedad cardíaca materna. Enfermedad pulmonar restrictiva.  

Por este motivo la práctica del Método Pilates, con la asistencia personal de un instructor cualificado, reúne todas las cualidades y requisitos para ser considerada, segura y eficiente para un embarazo saludable y un parto sin complicaciones.  

Al tratarse de un programa de ejercicios ligeros diseñado para tonificar y fortalecer los músculos mediante un suave estiramiento, permite el acondicionamiento cardiovascular sin riesgo, fortalace la musculatura, aumenta la flexibilidad, mejora la postura, la coordinación, la respiración y la concentración.

A través de su práctica la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y dominará conscientemente sus movimientos, lo que contribuirá a disminuir la ansiedad propia de su estado, permitiéndole vivir y disfrutar este período de su vida de forma saludable.  

No cabe ninguna duda que practicar el método Pilates durante el embarazo aporta innumerables beneficios a la salud de la embarazada durante la gestación y después del parto. Sin embargo es muy importante tener claro que no todas las mujeres embarazadas pueden realizar ejercicio, por lo que es absolutamente imprescindible que ésta práctica este autorizada por un médico obstreta.    

¡Practica Pilates y vive y disfruta este período tan importante de tu vida de forma saludable! En enesencia, estamos especializados en Pilates y tenemos la formación necesaria para acompañarte.

Visita la web y consulta nuestro programa específico de embarazo y/o postparto.

¿Alguien de tu entorno está embarazada? Comparte este post, seguro que le interesa 😉

Marisa Rodriguez, profesora de Pilates y SGA. Fundadora de enesenciamovimiento

 

No obstante, en todos los casos, aún en ausencia de contraindicaciones, es recomendable que cualquier ejercicio físico durante el embarazo se realice bajo la supervisión de un profesional.  

Desde mis años de experiencia, recomiendo a todas las embarazadas el Método Pilates por sus innumerables beneficios, pero SIEMPRE bajo supervisión y autorización médica y en constante interacción con vuestro instructor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *