Método Pilates

11 beneficios de Pilates para los niños

Que el ejercicio en los niños desde temprana edad les ayuda a mantenerse saludables y ser más activos y fuertes, es algo que ya sabemos. Pero si además conseguimos que sean más conscientes de su cuerpo y de su postura, serán adultos con muchos menos problemas derivados de los malos hábitos posturales.

El ritmo de vida que tienen los niños y los adolescentes hoy en día, puede producir desequilibrios musculares que pueden ocasionar serios problemas de columna como la escoliosis.

A diario cargan con grandes pesos en sus mochilas, que en la mayoría de los casos llevan de manera descompensada. Pasan largos ratos sentados en el cole y después en casa estudiando o delante de la televisión, sin una buena colocación de la espalda, y la mayoría invierten su tiempo libre o de ocio en actividades sedentarias como jugar a la consola.   

No existen muchas actividades físicas para niños que ofrezcan un entrenamiento integral del cuerpo como lo hace Pilates. Incluir la  práctica del método Pilates en los niños a partir de los ocho o nueve años, puede enseñarles a tener una rutina y una conciencia postural que su cuerpo agradecerá el día de mañana.

El método Pilates no tiene ningún tipo de contraindicación en niños sanos. La mayoría de los ejercicios no ejercen presión sobre su columna. Son ejercicios sencillos realizados de forma suave, dinámica y equilibrada, con estiramientos para aumentar la capacidad de sus músculos y la movilidad articular de forma controlada  y con progresiones lentas. 

Si acostumbramos a nuestros pequeños a practicar Pilates, formará parte de su vida para siempre. Podemos inculcarles que una rutina física es tan importante como la alimentación o la higiene, y aprenderán a cuidar de su postura sin darse cuenta mientras se divierten.

Si estás buscando una «actividad» para tus hijos con todos estos beneficios y muchos más ¡Pilates es la mejor opción!

11 beneficios de Pilates para los niños

  1. Los trabajos de desarrollo muscular solucionan los problemas de espalda como la escoliosis. Si un niño tiene la espalda fuerte con un buen tono muscular, estará protegido de las desviaciones.
  2. Los estiramientos y la descompresión axial ayudan a un crecimiento sano e integral. 
  3. Los ejercicios de equilibrio y posturales harán que aprenda a conocer y equilibrar su cuerpo.
  4. Progresan en fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación y equilibrio.
  5. Aprenden a mantener la postura correcta en su vida cotidiana, al sentarse, agacharse, al andar, etc.
  6. Fortalece y alarga los músculos del abdomen y la espalda lo que previene de futuras lesiones.
  7. Estimula  y armoniza cuerpo y mente a través de la respiración y los ejercicios de relajación. Muy recomendable para niños hiperactivos o muy nerviosos.
  8. Consigue una buena articulación de la columna aumentando su movilidad.
  9. Fortalece todos los músculos, articulaciones y ligamentos del cuerpo.
  10. Es un complemento ideal para su actividad física (natación,  fútbol, baloncesto, etc.)
  11. Aumenta la autoestima y el autocontrol.

Como habrás visto, son muchas la razones que avalan la practica del método Pilates desde la infancia y por las que sin duda te lo recomiendo para tus hijos.

Hacer Pilates de pequeños hará que de mayores no tengamos que reeducar nuestro cuerpo, solamente mantener la evolución natural del mismo.

Marisa Rodriguez, profesora de Pilates y Reeducación Postural

¿Te ha gustado este post?

Compártelo y ayúdame a llegar a quién pueda necesitarlo 🙂

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *