Método Pilates,  Beneficios Pilates,  Patología muscular

Pilates y el dolor de espalda

No siempre los dolores y molestias que sufrimos en la espalda, son problemas derivados de lesiones y desgaste de la estructura de la columna vertebral. Afortunadamente muchas de esas molestias referidas a la «espalda», están relacionadas con problemas musculares, generalmente provocados por las malas posturas, gestos bruscos y movimientos lesivos.

El problema muscular puede presentarse súbitamente, en relación a un determinado gesto, y sin apenas movimiento de la columna. Por ejemplo, al tratar de alcanzar algo lejano con la mano, y otros gestos similares, sobre todo durante la práctica del deporte.

Un movimiento brusco, que estire el músculo muy rápido, puede generar una contractura , una distensión muscular, o un espasmo reflejo, para proteger los músculos contra los movimientos lesivos, o por una sobrecarga postural mantenida.

Otras veces, la molestia aparece tras haber permanecido mucho tiempo en una misma postura estática, frente al ordenador o dormidos en el sofá; o dinámica, durante una mudanza, o realizando labores domésticas y de limpieza que obligan a agacharse y levantarse varias veces.

Cualquier persona puede desarrollar dolor de espalda, incluso niños y adolescentes. Si bien es cierto, que existen algunos factores, que pueden aumentar el riesgo de desarrollarlo, como la edad, el exceso de peso, el sedentarismo y algunas enfermedades, se puede prevenir, mejorando la condición física y aprendiendo y practicando una mecánica corporal adecuada. Una buena postura puede reducir el estrés en los músculos de la espalda.

La práctica regular de actividades que promuevan la mejora de la fuerza, la resistencia y la flexibilidad, serán buenas opciones para mejorar el dolor de espalda y sobre todo prevenir que vuelva a ocurrir.

En Pilates existen multitud de ejercicios para activar cadenas musculares o músculos concretos, y facilitar el estiramiento. Además, esta comprobado que Pilates, desarrolla la fuerza y la flexibilidad muscular. Los ejercicios que fortalecen la zona media del cuerpo, ayudan a desarrollar estos músculos para que funcionen como una faja natural para la espalda.

Para que sea efectivo y eficiente, en este tipo de dolencias, la práctica del método debe estar muy enfocada, a la reeducación de la salud postural de nuestros alumnos, trabajando para eliminar las tensiones, corregir la postura, estirar y fortalecer los músculos que protegen a la columna vertebral, y son responsables de la salud de la espalda.

«Los hábitos incorrectos son responsables de la mayor parte de nuestras dolencias, sino de todas ellas»

Joseph H. Pilates

Post relacionados:

Sindrome del piramidal o piriforme
Dolor lumbar por acortamiento del psoas
Patologia muscular del cuadrado lumbar
Dorsalgia y el método Pilates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *