Ejercicios

METODO KLAPP. Ejercicios de estiramiento para escoliosis

La escoliosis es una desviación lateral de la columna asociada a una rotación. Es la deformidad del raquis más conocida y frecuente. Los ejercicios de estiramiento que veremos a continuación fueron diseñados por el cirujano alemán Rudolf Klapp para el tratamiento de la escoliosis. Estaba convencido de que la escoliosis es una patología propia de la bipedestación debido a la presión que ejerce la fuerza de la gravedad sobre la espina dorsal, por eso desarrolla un sistema de trabajo en descarga de la columna vertebral.

Al parecer su teoría se basó en la observación de los animales. Mantenía que los cuadrúpedos, entre los que inicialmente se encontraba el hombre, no tenían jamás problemas de columna en su plano frontal, ya que las desviaciones laterales estando a cuatro patas eran casi nulas. Por ello su método se basa en la colocación del paciente en posición de gateo y el desarrollo posterior de una serie de ejercicios y posturas de trabajo en descarga de la columna vertebral, dado que esta posición proporciona ventajas útiles, tales como la eliminación de la gravedad y una mayor estabilidad, siendo por tanto más fácil corregir la curva escoliótica.

Es por esto que los ejercicios de Klapp se basan en el movimiento de la columna en la posición de cuatro apoyos o cuadrupedia

Los estiramientos propuestos por Klapp, influyen principalmente sobre los músculos espinales y los ligamentos de la columna, estirando el lado cóncavo de la curva y fortaleciendo el lado convexo. De esta forma se consigue que la parte de la concavidad se descontracture y la parte de la convexidad se tonifique alineando la columna vertebral.        

Como ya hemos comentado, todos los ejercicios se realizan en posición de cuadrupedia que puede adoptarse en cifosis o en lordosis. A partir de estas posiciones o combinaciones de ellas, el movimiento de los miembros va a permitirnos  movilizar selectivamente el raquis en todos los planos.   

He seleccionado los ejercicios que combinan las inclinaciones laterales con las rotaciones, ya que son especialmente interesantes en los casos de escoliosis.  Se realizan dos series de cinco repeticiones de cada ejercicio manteniendo un patrón respiratorio correcto (inhalamos en la inclinación y/o rotación y exhalamos al volver a la posición inicial).   

Posición baja

Inhalando dejamos caer la cintura escapular «la hundimos» entre los dos antebrazos colocados verticalmente, mientras mantenemos la región lumbar en cifosis «redondita». Mantenemos durante 10 segundos y exhalando volvemos a la posición inicial. Realiza dos series de 5 repeticiones. Con este ejercicio movilizamos la columna dorsal superior desde D1 hasta D4.

 Posición semibaja

Partiendo de la posición anterior (posición baja). Inhalamos y realizamos una inclinación de cabeza y cadera hacia el lado de la convexidad de la escoliosis, manteniendo durante diez segundos. Es importante mantener un patrón respiratorio adecuado, inhalando en las inclinaciones y exhalando al volver a la posición inicial. Realizar dos series de 5 repeticiones. Con este ejercicio trabajamos la columna dorsal desde D5-D7.  

Posición horizontal

En esta posición, la columna pende en forma de  hamaca, realizando un movimiento lateral  de cabeza y cadera hacia el lado de la convexidad, pero en la línea media del cuerpo, sin hundir la cintura escapular. Inhalando en el movimiento lateral y exhalando al volver a la posición de inicio. Igualmente realizaremos dos series de 5 repeticiones manteniendo la posición diez segundos. La movilización máxima con este ejercicio se sitúa hacia D8-D10.   

Posición semierguida

Apoyado sobre las rodillas y los puños con el dorso recto en cifosis. Realizamos un movimiento lateral de la columna en sentido contrario a la escoliosis, acompañado siempre de la respiración, inhalando en el movimiento y exhalando al volver . La movilización en lordosis desciende hacia D10- D12-L1. El movimiento lateral de la columna se realiza en sentido contrario a la escoliosis.

Estos ejercicios del método Klapp, permiten lograr la flexibilidad, elongación y fuerza muscular necesarias para mantener la columna vertebral alineada, restaurar la pérdida de movilidad de sus articulaciones y corregir la curva escoliótica.  

Es importante que se realicen bajo la dirección y supervisión de un fisioterapeuta o profesional de Reeducación Postural, al menos hasta que dominemos su técnica, ya que como en cualquier otro método terapeútico, los ejercicios del método Klapp tienen su efecto según la precisión, la amplitud y el ritmo con que se ejecuten.

Si tienes alguna duda dejámela en los comentarios y comparte este artículo con quién creas que pueda ser de ayuda si te ha gustado. Me ayudas a llegar a más gente y me motivas.

Marisa Rodriguez, profesora de Pilates y SGA. Fundadora de enesenciamovimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *