pilates embarazada
Método Pilates

Pilates para embarazadas: ¿Cuándo es el momento adecuado para comenzar?

El embarazo es un viaje emocionante lleno de cambios y cuidar de ti misma debería ser tu prioridad. ¿Sabías que Pilates puede ser el aliado perfecto durante esta etapa tan especial?

Hoy exploraremos la interesante conexión entre el embarazo y el método Pilates, descubriendo los beneficios que esta práctica puede aportar a tu salud durante la gestación y después del parto, y cuál es el momento adecuado para comenzar a practicarlo.

No hace falta que te diga que el embarazo es un período mágico lleno de cambios y expectativas, porque ya lo habrás descubierto por ti misma. Pero lo que tal vez no sepas todavía es que la práctica de Pilates, puede ser una opción muy saludable para mantenerte activa, fortalecer tu cuerpo y prepararte para el parto.

Sin embargo, y esto es importante, no todas las mujeres embarazadas pueden realizar ejercicio. Antes de empezar cualquier actividad física en el embarazo se debería consultar con un médico. Cada cuerpo es único, y es esencial que tu médico obstetra apruebe tu participación en cualquier rutina de ejercicios.

Si no tienes contraindicaciones, lo siguiente es que te informes si en el centro donde vas a tomar las clases hay un instructor certificado en pilates para embarazadas.

Bienestar en cada movimiento

Ahora hablemos de los beneficios que Pilates puede ofrecerte durante esta etapa única de tu vida. Desde fortalecer la musculatura clave para el parto, hasta mejorar la postura y aliviar dolores comunes, los beneficios son innumerables. Pero recuerda, estos beneficios solo se pueden disfrutar cuando cuentas con la luz verde de tu médico.

Practicar Pilates durante el embarazo, prepara el cuerpo para los cambios que se producen durante este periodo, conservándolo flexible y fuerte. A medida que tu cuerpo se transforma, Pilates te conecta con él de una manera única. Te ayuda a comprender y aceptar los cambios, creando una relación más positiva contigo misma.

Además, previene y mejora las molestias que acompañan al proceso, como los dolores de espalda o la ciática, mejora la circulación y ayuda a prepararlo para el parto y la lactancia, favoreciendo una más rápida recuperación post-parto.

Practicando el Método Pilates al menos en los últimos seis meses del embarazo, te aseguras un embarazo con más ánimo y energía, menos probabilidades de lumbagos, ciáticas, edemas, varices y un post-parto más breve y con menor riesgo de problemas.

Cómo Incorporar Pilates a tu Embarazo


Si tu médico te ha dado luz verde, incorporar Pilates a tu embarazo puede ser una experiencia increíble y altamente beneficiosa. Desde ejercicios diseñados específicamente para fortalecer el suelo pélvico, hasta movimientos que se adaptan a medida que tu cuerpo cambia, la práctica puede ajustarse a tus necesidades.

Consulta con tu médico: Antes de comenzar cualquier rutina, asegúrate de tener la aprobación de tu médico obstetra. Pilates puede ser un maravilloso complemento durante el embarazo, pero siempre bajo la supervisión y autorización de tu médico. Te dará la seguridad y tranquilidad necesarias para disfrutar plenamente de los beneficios que esta práctica puede ofrecerte.

Busca instructores especializados: Esto es innegociable. No todos los instructores de Pilates están capacitados para trabajar con mujeres embarazadas. Asegúrate de elegir un profesional con experiencia en Pilates prenatal.

Escucha a tu cuerpo: Cada embarazo es único. Presta atención a las señales de tu cuerpo y ajusta tu práctica según sea necesario.

Cuándo empezar a practicar Pilates prenatal

Normalmente cuando una mujer se queda embarazada y ha estado practicando Pilates anteriormente, puede seguir adelante con su entrenamiento siempre que su médico se lo permita.

Si este es tu caso, solo será necesario modificar la intensidad del entrenamiento, para adaptarlo a la nueva situación y a las diferentes etapas del embarazo por las que irás transitando.

Sin embargo, si nunca has practicado Pilates, lo mejor es esperar que pasen las molestias de las primeras semanas y comenzar con las clases para embarazadas durante el segundo trimestre, que es cuando se recomienda iniciar la práctica de ejercicio físico, ya que en el primer trimestre hay más riesgos de abortos espontáneos.

¿Tienes dudas sobre Pilates y embarazo? ¡Comparte tu historia y déjame saber cómo puedo ayudarte!

Marisa

Profesora certificada en Pilates prenatal y postnatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *